Cenas de verano

Empezamos el lunes dejando atrás un caluroso fin de semana que nos ha dado pie a vivir más de noche que de día, y a recordar lo maravillosas que son las cenas en verano cuando se prolongan hasta altas horas de la noche.

La decoración de las mesas es todo un arte que ayuda a la experiencia gastronómica a tener una experiencia sensorial más completa. No vamos a hacer que os volváis locos decorando vuestras mesas hasta el último detalle, pero sí nos gustaría daros unas cuántas pistas.

Para montar una bonita mesa en las cenas de verano, os vamos a contar cuáles son los elementos esenciales que debemos tener en cuenta. Todos ellos tienen que ir coordinados para crear un conjunto estético coherente con el entorno y con la comida que se vaya a servir: no es lo mismo estar en una playa tropical y servir una cena a base de pescados y productos frescos, que en una casa en las montañas y tener una cena de carnes a la brasa. Además, el entorno nos va a resultar muy útil para crear la ornamentación.

Textiles: manteles, servilletas, individuales, caminos de mesa…

Los manteles nos sirven como primer paso para vestir la mesa. Si la mesa que tenemos no es bonita, lo mejor que podemos hacer es poner un mantel largo que la cubra completamente. Si por el contrario, nos gusta y la queremos mostrar, basta con unos individuales o caminos de mesa. Si queremos crear efectos de color y texturas, podemos combinar todos estos elementos. Además, es importante coordinarlos con la vajilla y cristalería.

Servicio de mesa:

Vajilla, cubertería y cristalería, son las piezas clave para nuestra mesa, ya que contienen y nos ayudan a degustar nuestros manjares. Una vez que la comida está servida, el foco de atención se desvía a nuestro servicio de mesa. Igual que ocurre con los textiles, podemos crear multitud de combinaciones en colores, materiales y texturas o podemos decantarnos por la sobriedad.

Ornamentación

La ornamentación es la guinda de una mesa bonita, es el elemento o elementos que harán que la mesa resulte especial y llamativa para los comensales. Flores, frutas, ramas, hojas, velas, jarrones, centros de mesa, coronas… hay tantas posibilidades como puedas imaginar. Lo importante es mantener una idea coherente que combine con el resto de elementos o, dicho de otra manera, podemos tematizar nuestra mesa. Como os anticipábamos más arriba, el entorno puede proporcionarnos las ideas y elementos necesarios; por ejemplo (esto es muy obvio, pero…), si estamos en el campo, podemos crear nuestros adornos a base de ramas, flores silvestres o piedras; si estamos cerca del mar, lo razonable es que utilicemos conchas, algas o arena de playa.

Iluminación:

Para un evento de estas características, siempre recomendamos una iluminación cálida y tenue a base de velas, guirnaldas de luz y bombillas incandescentes.

Todo esto sirve para comidas, cenas, aperitivos o lo que se os ocurra para invitar a vuestros amigos… Pero a nosotras lo que nos gustan son las cenas ¿A qué estás esperando para invitarnos?

Texto de Laura. Imágenes tomadas de Pinterest.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s